Glosas sobre algunas imágenes de la ferviente memoria de nuestra autonomía universitaria

Analhi Aguirre
Doctora en Teoría Literaria, especialización en género, espacio y psicoanálisis. UDUAL. missanalhi@hotmail.com


Este año se cumplen 100 años de la Reforma Universitaria, sucedida como consecuencia de un proceso que llevaba tiempo gestándose y que finalmente se hizo visible. Deodoro Roca, autor del necesario “Manifiesto de la Federación Universitaria de Córdoba” que acompañó a estos jóvenes a las calles para lograr ese cambio esperado, construido y puesto en marcha en 1918, nunca se refirió de manera literal al concepto que hoy deja ser sin autoritarismos de por medio a las universidades de América Latina y el Caribe: la autonomía universitaria.

Por eso, es una redundancia indicar que aquellos eventos son siempre el inicio de los afortunados resultados que hicieron posible ser parte de esta vivencia de libertades que ejercemos quienes continuamos forjando este camino de la educación superior. Pues, finalmente, se trata del comienzo de una serie de movimientos estudiantiles que una y otra vez se vinculan con nuestra actualidad, pero que, al mismo tiempo, nos retrotrae a situaciones igual de convulsionadas y certeras como la huelga de estudiantes en 1919 en la Universidad Nacional Autónoma de México que, en medio de una crisis económica, tiene como corolario la autonomía universitaria. Si nos fijamos bien en los rostros de estas juventudes, podremos observar ese mismo fervor y ganas acérrimas de combatir por los derechos universitarios, clave de cualquiera de nuestras sociedades latinoamericanas. Estas imágenes de 1929, ubicadas en el Archivo General de la UDUAL, sirven como inspiración constante en estos días de incertidumbre y desafíos como fue tambien ése Cordobazo: en ese escenario se exhortaba por una participación crítica y responsable que la universidad debía lograr. Y al fin de cuentas, es un grito que tuvo su reverberación en el triunfante (aunque desolador, triste y tardíamente considerado): México 68, donde una multitud fue castigada por salir en defensa del gobierno de su propia universidad mientras repelían fuerzas policíacas que, a pesar de que no queramos, nos refrescan ciertos hechos recientes que como en aquel entonces requieren de la comunidad toda.

Desde el acervo documental que proponemos, a saber, una Red de Archivos sobre la Autonomía Universitaria, pretendemos que esos bramidos estudiantiles se consideren en inseparables partes de nuestra región como una presencia activa que obtiene su lugar cumbre en la III Conferencia Regional de Educación Superior, 2018. Examinar y recapacitar acerca de la memoria de nuestras universidades nos vincula cada vez más como pueblos, enlazados por un mismo fin: la firme conservación de nuestra autonomía universitaria.


DATOS DE CONTACTO