Sobre la relevancia fundamental de la juventud universitaria a pocas décadas del Cordobazo de 1918
Discurso del Dr. Zambrano de la Universidad Central de Quito en el Primer Congreso de Universidades Latinoamericanas (1949)

Analhi Aguirre
Doctora en Teoría Literaria, especialización en género, espacio y psicoanálisis. UDUAL. missanalhi@hotmail.com


“La juventud ya no pide. Exige se le reconozca el derecho a pensar por su propia cuenta”.

Deodoro Roca, Manifiesto de la Federación Universitaria de Córdoba – 1918

No es sólo una vez que el Dr. Zambrano -Presidente de la Delegación de la Universidad Central de Quito, hoy Universidad Central del Ecuador- nombra a los estudiantes de su casa estudio como piedra de inicio para lo que queda por forjar en aquel año de 1949 cuando se funda la UDUAL.

De hecho, luego del preámbulo que da cuenta de su universidad y ya en el segundo párrafo de su discurso en el Primer Congreso de Universidades Latinoamericanas, se encarga de notar un tema esencial para su entorno: la movilidad estudiantil. Deja claro que uno de los intereses principales de la Universidad Central es poner acento en este necesario desplazamiento y, por eso, “su antena ha estado alerta a las pulsaciones del movimiento universitario internacional”1. A pesar de que el concepto de Internacionalización ha atravesado diversos avatares históricos que continúan en permanente oscilación, además de en desencuentros y finales felices, la directriz acerca de la movilidad estudiantil se vislumbra en las palabras del Dr. Zambrano, establecida gracias a la Reforma Universitaria de 1918, conectada por un imán provechoso con esos tiempos elementales de la autonomía universitaria que menciona el representante de la universidad ecuatoriana: ”La nuestra, al igual que las demás universidades ecuatorianas, vive autonómicamente desde 1.925. Esta conquista ha sido calurosamente defendida por estudiantes y profesores y sólo se ha eclipsado en momentos que las libertades públicas se han opacado”.2

Es en el halo del grito de la Universidad de Córdoba desde donde se establecen los propósitos de este discurso, pues la ligazón 1918/1925 se inscribe con fuego en el ciclo de repercusión de la autonomía en América Latina y el Caribe. De alguna manera, Zambrano dialoga con aquellas palabras desaforadas, pero tan acertadas de Roca para retrucar aquellos atropellos con las acciones de su universidad: “Nuestro régimen universitario –aun el más reciente- es anacrónico. Está fundado sobre una especie de derecho divino: el derecho divino del profesorado universitario”.3 Para manifestar una especie de acción-reacción, el ecuatoriano proclama que precisamente: “desde el indicado año de 1.925, la participación de los alumnos en el gobierno universitario ha ido en crecimiento. Hoy suman un tercio del número de profesores en la Asamblea Universitaria y en las Asambleas de las Facultades, teniendo mayor representación aún en el Consejo Universitario”.4

Y la atención se posa, en los datos del tamaño de la universidad: “concurren a las aulas 2.300 estudiantes; el total de profesores es de 250. La Federación de Estudiantes Universitarios se organizó en 1918”.5 Se vuelve intencional sus menciones constantes a la participación estudiantil y cómo su entusiasmo se remite a ellos: hasta incita a los integrantes del Primer Congreso a convocar a una “próxima reunión de un Congreso de Estudiantes universitarios latinoamericanos. […]” y en su visita al país anfitrión, lo saluda por “el entusiasmo de su juventud universitaria iluminada de renovadores idealismos”.6 Zambrano aprovecha el último párrafo de su arenga para reafirmar que la Universidad Central de Quito ha tomado la posta emprendida por aquellos jóvenes cordobeses que, en la actualidad de la fundación de la UDUAL, ya han conseguido su lugar en los espacios universitarios.

En la CRES 2018, que en paralelo y como debe ser celebra el centenario de la Reforma Universitaria, este tema continúa siendo una problemática que, aunque parezca resuelta, como bien dice Zambrano: “lo realizado es apreciable, mucho es lo que nos resta por hacer. En esta suerte de cosas se está en el principio siempre”.7

Referencias

1. Página 1
2. Ídem.
3. “La juventud argentina de Córdoba a los hombres libres de Sud América. Manifiesto de la Federación Universitaria de Córdoba-1918” por Deodoro Roca en La autonomía universitaria, una mirada latinoamericana, Alejandro Villar y Antonio Ibarra, compiladores, UDUAL: Ciudad de México, 2014, p. 14.
4. P.1
5. P. 2
6. P. 2
7. P. 2.

DATOS DE CONTACTO